Home | Artículos de Sexo | Nuestros Locales | Ofertas | Información envíos | Escríbanos
Aún no ha registrado
un pedido


Posiciones sexuales para parejas obesas

HOMBRE ARRIBA / VERTICAL


La “posición del misionero” puede ser difícil, pero ciertamente no imposible. Para hacerla más fácil, recomiendo utilizar almohadas para ayudar a elevar a una mujer con sobrepeso para ubicar su pelvis hacia arriba y hacer que sea más fácil el acceso. Además, a ella le va a resultar favorable acostarse boca arriba con las piernas dobladas y los muslos lo más abiertos posible, para que su vulva y vagina queden completamente expuestas.

Si tiene una panza muy grande, puede quitarla de su región púbica con ambas manos, al menos hasta que el hombre logre posicionarse entre sus muslos. Si aún así se dificulta la penetración, colocar una o más almohadas debajo de la cola puede ayudar.

Cuando la mujer tiene sobrepeso es mejor si el hombre se arrodilla en lugar de estar encima de ella durante el coito.
Cuando el hombre tiene sobrepeso, es preferible que eleves tu cuerpo lo suficientemente alto -o eleves tu abdomen con las manos, si es necesario- de manera tal que tu pareja pueda guiar el pene hacia su destino.
Esto es un poco más fácil si la mujer se coloca una almohada debajo de la cola. Además, al principio tratá de no dejar caer todo tu peso sobre tu pareja. En su lugar, elevate usando las manos en lugar de los codos, y andá bajando en forma gradual.

Ante la primera indicación de que tu peso le resulta incómodo, volvé a elevarte. La mayoría de las mujeres, incluso las más pequeñas y las que más frágiles parecen, pueden soportar bastante más peso del que vos creés.
Los inconvenientes de esta posición por lo general son pulmonares. A una mujer obesa puede resultarle difícil respirar mientras está acostada sobre su espalda, y a un hombre obeso puede resultarle difícil respirar mientras realiza el trabajo amatorio durante un período de tiempo prolongado. En tales casos, la pareja puede seguir el mismo método “detener-comenzar” aconsejado para hombres con problemas de eyaculación precoz.

El método “detener-comenzar” es cuando el hombre primero estimula a la mujer para que alcance el orgasmo sin coito. Después la pareja tiene relaciones primero estando la mujer arriba, y finalmente estando el hombre arriba.
Como esta última generalmente es la posición más estimulante para el hombre, es probable que él acabe antes de que su pareja se quede sin aire.


MUJER ARRIBA


Esta posición es sumamente recomendada para hombres obesos, o para casos en los que ambos integrantes de la pareja son obesos. Entre otras tantas ventajas está la facilidad con la que permite tocar y acariciar casi todo el cuerpo. El hombre permanece acostado boca arriba con las piernas estiradas o las rodillas ligeramente dobladas.
Si él tiene un área abdominal grande, puede elevarla con ambas manos, mientras la mujer monta sobre él con las rodillas dobladas. De esta manera, ella puede deslizar su pene erecto con facilidad dentro de su vagina y comenzar sus movimientos pélvicos sola o a la par de los de él.


MUJER ARRIBA – AL REVÉS


Cuando ambos tienen panza muy grande, la mujer puede ubicarse arriba mirando hacia los pies de su pareja. El hombre se acuesta boca arriba y la mujer lo monta dándole la espalda. Luego introduce el pene en su vagina desde atrás.
El problema es que es posible que la mujer tenga que mantenerse en una postura en cuclillas durante un rato antes de que el hombre se adapte al ángulo de penetración. Con paciencia este puede ser un ángulo satisfactorio. Una vez que ocurre la penetración, él puede empujar su panza hacia arriba antes de que ella se termine de sentar, y luego dejarla reposar sobre su cola.


POR ATRÁS


También conocida como “estilo perrito”, desde hace mucho que esta se considera buena posición para parejas obesas. Sin embargo, presenta algunos inconvenientes.
Si el pene del hombre es particularmente corto, o si la anatomía interna de la mujer está ubicada en un ángulo inusual, puede ser literalmente imposible que la pareja copule desde atrás. También puede resultar incómoda para las rodillas de la mujer si no se realiza sobre una cama. Sin embargo, muchas parejas la adoptan y el tamaño de la cola y los muslos de la mujer no parecen afectar la cuestión.

La mujer se arrodilla sobre la cama con las piernas ligeramente separadas, y baja su pecho de manera tal que su cola quede elevada. Arrodillándose atrás de ella y sosteniéndose el estómago con su mano al mismo tiempo, el hombre puede introducir su pene desde atrás. También puede apoyar su panza sobre la cola de la mujer para que le sea más fácil continuar los movimientos sexuales durante el coito.


POSICIÓN DE SIM


Esta posición, que lleva el nombre de un famoso cirujano ginecólogo, es una posición modificada del estilo perrito en la que la mujer es obesa y el hombre no. La mujer comienza acostada de lado mientras eleva la pierna que está arriba de manera tal que la rodilla de esa pierna quede opuesta de la cadera de su pierna de abajo.

Esta posición hace que su vagina sea accesible desde arriba y atrás. El hombre se arrodilla detrás de ella, con una rodilla a cada lado de su pierna de abajo y la penetra desde atrás en un ángulo levemente oblicuo. De ser necesario, puede elevar su cuerpo levemente utilizando una almohada debajo de cada rodilla.


POSICIÓN AL REVÉS

Recostada de lado, date vuelta de manera tal que la cabeza de tu pareja quede a tus pies, y viceversa.
Luego muévanse suavemente hasta que sus genitales queden alineados. De esta forma pueden evitar el contacto panza con panza.


POSICIÓN EN T


Otra posición eficaz es la técnica “en T” en la que la mujer se encuentra acostada boca arriba con las piernas bien separadas y las rodillas dobladas. Su pareja se pone de costado, perpendicular a ella, con las caderas debajo del arco que forman sus piernas.


DE PIE


A veces la pareja obesa necesita tener relaciones en un ángulo superior a 90 grados a fin de mantener sus panzas fuera de camino. La mujer en esta posición se encuentra semireclinada al borde de una cama baja o una mesa acolchada, con dos sillas sosteniéndole los pies, y el hombre arrodillado o parado delante de ella.
Ella también puede acostarse boca arriba sobre el borde de la cama y él puede pararse o arrodillarse.
Cuando el hombre es obeso y la mujer no, el hombre puede acostarse boca arriba sobre el borde de la cama con las piernas juntas y los pies tocando el piso. También puede colocar una almohada debajo de la región lumbar como apoyo.
Entonces la mujer se para con una pierna a cada lado de las de él cerca del borde de la cama, de manera tal que tenga contacto con el pene erecto.
De cualquier manera, con uno parado y otro acostado sobre el borde de la cama, el que está parado tiene muchas opciones de adaptación del ángulo de acercamiento. Cuantos más muebles, más opciones.

Hacerlo por atrás muchas veces es más fácil cuando ambos integrantes de la pareja están parados (la mujer puede apoyar los brazos y/o torso sobre la cama).


CON UNA SILLA DE APOYO


Tanto si los dos son obesos o si la mujer está embarazada, esta es una buena manera de tener sexo. Colocar dos sillas con los asientos mirando hacia un lado de la cama.
Entonces la mujer puede acostarse boca arriba con una almohada debajo de la cabeza como apoyo. Luego ubica un pie sobre cada silla permitiendo que su pareja la penetre estando de pie. Si su pareja es muy alta o para tener un mejor ángulo, puede ayudarse colocando una almohada debajo de su cola.


SEXO ORAL

Es importante notar que a veces las mujeres o los hombres que se sienten mal por sus cuerpos obesos pueden llegar a ponerse a sí mismos en la posición de ser constantemente el que da. Esto puede verse en los casos en los que al sexo oral lo realiza la persona con sobrepeso que tiene baja autoestima mientras disuaden a su pareja de realizarlo en ellos.

El sexo oral, como cualquier otro acto sexual (incluyendo el compartir comida), debería ser una ocasión para el placer mutuo, no un medio de ganar estima por el sólo hecho de dar y no recibir.
El posicionamiento por lo general no es un problema, aunque la posición “69” generalmente es bastante difícil, y a veces hasta puede producir peligro de sofocación.


COITO ASISTIDO

El rey Eduardo VII utilizó una cama adaptable a fin de encontrar las mejores posiciones sexuales para acomodar su propio volumen y el de sus parejas.
Un enorme Cardenal del siglo 17 es famoso por haber instalado un sistema de eslingas y poleas sobre su cama para poder disfrutar de un sexo casi sin peso con su joven amante. Las posibilidades parecen limitadas sólo por la imaginación, el presupuesto y el pudor de cada uno.


JUEGO SEXUAL SIN COITO

Uno puede hacer cosas maravillosas con un conjunto de dedos adecuadamente entrenados. Algunos hombres juran que la sensación de que su pene sea acariciado por los pechos de una mujer es lo más cercano al cielo para ellos.
Una cosa que hay que tener en mente es que las mujeres obesas tienen pechos o rollos de grasa que pueden proporcionar un juego bastante creativo

Productos Sugeridos